El cabello es la principal área de trabajo del estilista. La función en el ser humano es de protección contra el clima y golpes. A nivel cosmetológico cumple una función estética, ya que complementa la apariencia de las personas. Un buen trabajo permite cambiar los rasgos físico del rostro, hacerlos más seductores, sensuales o simplemente prácticas.

El cabello es un filamento de estructura cilíndrica que crece como prolongación de la piel de la cabeza del ser humano y se divide en dos partes; la raíz (interna) y el tallo (externa). Su morfología depende la constitución y la pigmentación de la piel. Ejemplo, en los cabello lacios y la raza mestiza las celular son cilíndricas; en los cabellos rizados y la raza africana las células son planas, y en los cabellos ondulados y la raza blanca las células son de forma oval.

Los elementos que componen el cabello son: proteínas, agua, lípidos (grasas) carbohidratos, minerales, melanina (color). En menor proporción, se constituye de carbono, hidrógeno, nitrógeno, azufre y oxígeno.

El cabello experimenta ciclos repetidos de crecimiento activo, reposo y caída. El periodo de vida de cada cabello es de dos a cinco años.